Empezar por el principio a veces es difícil, empezar por el final a veces es más fácil.

Contar la historia desde el final me da la capacidad de empezar con la fuerza, la energía y el amor con el que construyo este pequeño espacio de bolsas solidarias para ayudar a mi hijo, afectado de fibrosis quística. 

Él tiene fibrosis quística pero no lo sabe, sólo sabe que tiene una gran familia que lo quiere. 

Una familia que ante la adversidad  se unió para poder conseguir aquello que tanto anhelamos,  la medicación que palia los efectos negativos de su enfermedad. 

Esa luz empezó con una madre creativa y unas tías habilidosas con la costura que intentaron construir sobre ese manto de tristeza, puntadas de esperanza. 

Después de una gran aceptación de las bolsas, se unió un distribuidor de telas generoso y atento con la causa ( mil gracias), una fotógrafa rara ( según ella) pero para mi de gran corazón y  sensibilidad que nos hizo las fotos,  y una amiga profesional o profesional amiga que nos ayudó  a crear esta fantástica web. 

No tenemos grandes recursos, pero cada una de aquellas personas que están a nuestro lado nos han ayudado a estar donde estamos ahora, dando visibilidad a la fibrosis quística con bolsas de calidad, cómodas, artesanas y solidarias.  

Bolsas fq quiere hacer visible una enfermedad grave degenerativa,  la cual necesita una medicación para hacer más llevadera la vida de aquellas personas que la sufren. 

Todo el dinero recaudado con Bolsas fq se destina integramente  a la investigación  y mejora de  la vida de las personas afectadas, a través de la Asociación Catalana de Fibrosis Quística.

¿TE ANIMAS A HACER VISIBLE LA CAUSA?  ESCOGE TU @BOLSA_FQ

La historia de Bolsas FQ

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies